“La apertura está marcando cuál va a ser la tónica. Todo en general apunta a una cierta recuperación porque tenemos, además, indicadores en Estados Unidos, la confianza empresarial en Europa será mejor y en España tendremos un buen PIB. Lo que pasa es que las elecciones en Grecia dejan una incertidumbre importante.

El QE aprobado por el BCE favorece una depreciación mayor del euro. El mercado está muy largo de dólares, pero me extrañaría que fuese más allá del 1,10 porque el movimiento está algo agotado”.




*Declaraciones a Radio Intereconomía