Ebro Foods cerró el primer trimestre de 2017 con un beneficio neto de 51,6 millones de euros, incrementándose un 19% frente al mismo periodo de un año antes.


La cifra de ventas consolidada de Ebro Foods se eleva un 3,4%, hasta 634 millones.

Tras invertir un 12,4% más en publicidad, el Ebitda crece un 13,5% hasta 94 millones; en TAMI los dos últimos ejercicios lo hace un 16,2% y en tres lo haría un 11,3%. La contribución por cambio de perímetro es de 1,6 millones. La divisa ha contribuido con 1 millón a este resultado.

Durante el trimestre han registrado unos resultados extraordinarios positivos debidos principalmente a la venta del terreno en Houston.

El resultado operativo crece un 18% hasta 81 millones. Con la fusión de los balances de las actividades en Norteamérica, han procedido a comunicar la rentabilidad en términos de ROCE solo a nivel consolidado. Así el ROCE consolidado crece hasta un 16,9%.

Acabaron el primer trimestre con una posición de deuda neta de 396,3 millones, habiendo reducido en 47 millones la deuda de final de 2016, principalmente por la positiva evolución de los negocios y tras haber ingresado 7,5 MEUR por la venta en Houston y haber desembolsado 14,4 MEUR por la compra de Vegetalia.

Los fondos propios crecen un 7,5% desde el mismo periodo del ejercicio anterior hasta 2.117,5 millones.

Desde la propia Ebro Foods reconocen que, si bien están dando prioridad a los proyectos de desarrollo orgánico, permanecen atentos a cualquier oportunidad de desarrollo inorgánico que pueda surgir siempre que consideren que pueda aportar valor al grupo. De hecho, recientemente han adquirido Vegetalia, una marca pionera en España en proteínas vegetales y comercialización de alimentos ecológicos.