Ayer por la tarde ambas compañías remitieron una nota de prensa confirmando que la operación se ha realizado a un precio de 19 euros por acción, lo que supone un total de 3.802 millones de euros. Una venta que supone la ruptura del acuerdo parasocial que ambas entidades mantenían en la gasista.
 
Las plusvalías generadas por la operación son de 464 millones de euros, de los que 218 millones corresponden a Criteria y los 246 millones restantes, a la petrolera. La desinversión además supondrá la entrada de tres consejos por parte de GIP en la gasista. Es justo la misma representación que tendrán Repsol y ambas contarán con un vicepresidente.

El actual Consejero Delegado de Gas Natural, Rafael Villaseca, ha visto cómo su cargo ha tenido que ser negociado y se mantendrá en la entidad como consejero ejecutivo sin tener adscripción alguna a los accionistas.

Con la venta de este 10% de cada una de las partes, Repsol dará carpetazo a las “presiones” que las agencias de calificación de crédito comenzaron al calor de los bajos precios del petróleo y que culminó con el recorte del dividendo, abriendo especulaciones entre una fusión Repsol-Gas Natural o la compra del negocio de Gas natural licuado. Por su parte, Caixabank, mantiene una participación en la petrolera del 10,05%.

El fondo norteamericano realiza, con esta operación, la mayor en España hasta el momento y que supondría elevar en casi un 12% el total de activos bajo gestión. 



Te interesa leer: Ni Caixabank ni Repsol...esta es la verdadera beneficiada de la venta de Gas Natural