Caratube International Oil Company LLP (Caratube), una empresa kazaja que es propiedad en un 92% del ciudadano norteamericano Devincci Hourani, emitió el 2 de octubre, 2012, una solicitud para la anulación de la sentencia del 5 de junio, 2012, ante ICSID, el centro de arbitral del Banco Mundial. La sentencia había declinado la jurisdicción en el marco del tratado bilateral sobre inversiones entre Estados Unidos y  Kazajstán de la solicitud por parte de Caratube de la indemnización de más de 1.000 millones de dólares a Kazajstán por la expropiación de los derechos de Caratube en relación con los yacimientos petrolíferos en la región Caratube de Kazajstán.

Independientemente de los resultados del procedimiento de anulación, Caratube y/o su accionista mayoritario, Devincci Hourani, expondrán sus propias reivindicaciones ante ICSID u otro tribunal internacional según la cláusula de resolución de controversias estipulada en el contrato petrolero, y/o leyes o tratados de inversión internacionales. De la misma forma, independientemente de la legalidad de la expropiación, Caratube y Hourani tienen derecho a una compensación total y efectiva según las leyes. El 18 de octubre, 2012, se emitió un aviso a tal efecto al Presidente de Kazajstán. Como han confirmado el Dr. Gharavi, abogado de Caratube y Hourani: "De unmodo u otro, nuestra reclamación será escuchada por parte de ICSID y se realizará la compensación debida".

La expropiación de los activos de la familia Hourani por parte de Kazajstán, incluida Caratube, se realizó bajo diversos pretextos pero en realidad se trata de daños colaterales de la disputa mantenida entre el Presidente de Kazajstán y su entonces yerno, Rakhat Aliyev. La familia Hourani, emparentada con Aliyev, fue asimilada a Aliyev. Como resultado, la familia Hourani y sus activos, que incluyen un imperio de intereses en medios, empresas farmacéuticas, petroleras y gasistas, aerolíneas y un negocio de aves, se convirtió en uno de los objetivos del gobierno kazajo. La familia sufrió redadas, persecuciones criminales, la expropiación sin compensación de sus activos, y fueron obligados a salir del país. Caratube es solo uno de los muchos arbitrajes que han sido o serán iniciados por la familia Hourani contra Kazajstán por expropiaciones valoradas en más de 2.000 millones de dólares.

Los tribunales ICSID ya han encontrado a Kazajstán responsable de dichas acciones, incluido el caso Rumeli & Telsim v. Kazakhstan, en el que se solicitó el abono de 170 millones de dólares con intereses por la expropiación de Kar-Tel, en ese momento el segundo mayor operador móvil en Kazajstán, propiedad de inversores turcos.

Los Houranis son hombres de negocio que no participan de ninguna manera en la política kazaja. Simplemente buscan justicia, como la compensación de los bienes confiscados y que se limpie su imagen.

Para más información, puede contactar con el Dr. Gharavi de Derains & Gharavi, abogado de Caratube y de la familial Hourani en esta disputa, en +33 1 40 55 51 00 / hgharavi@derainsgharavi.com.

 

"El comunicado en el idioma original, es la versión oficial y autorizada del mismo. La traducción es solamente un medio de ayuda y deberá ser comparada con el texto en idioma original, que es la única versión del texto que tendrá validez legal".