Bankia obtuvo un beneficio neto atribuido de 481 millones de euros en el primer semestre de 2016, lo que supone un 13,4% menos que en igual periodo del año anterior.

Este descenso se explica por la desconsolidación de City National Bank de Florida tras su venta en 2015, la depreciación de los bonos de la Sareb y la bajada de los tipos de interés. Descontado del beneficio del año pasado la aportación de CNB, el resultado caería un 8,7%.

Si se comparan trimestres estanco, el beneficio del segundo trimestre de 2016 alcanzó los 245 millones de euros, mejorando en un 3,5% el resultado logrado en el primer trimestre de este año y batiendo el consenso del mercado.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, destacó que este semestre “Bankia demuestra su capacidad de hacer frente a un contexto de tipos de interés negativos. La contención de costes y la bajada de las provisiones por dudosos nos permiten mantener unos altos niveles de rentabilidad”.

Sevilla indicó que “Bankia mantiene una extraordinaria capacidad de mejorar sus niveles de capital trimestre a trimestre, que nos sitúa como la entidad más solvente entre los grandes bancos, y, además, la importante bajada lograda en el saldo de dudosos nos dejan el ratio de mora por debajo de la media del sistema por vez primera en nuestra historia”.

En términos comerciales, “el nuevo posicionamiento lanzado por la entidad está siendo un éxito. En seis meses, hemos incrementado el número de clientes con sus ingresos domiciliados en el banco en más de 113.000 y hemos comercializado casi 350.000 nuevas tarjetas”.

El margen de intereses se reduce en un 19,1%, hasta los 1.124 millones de euros. La venta de CNB tiene un efecto de 72 millones, los bonos de la Sareb impactan en 78 millones, la bajada del euríbor hasta tasas negativas lo hace en 85 millones en el rendimiento de las hipotecas y la decisión tomada hace un año de retirar las cláusulas suelo reduce los ingresos en otros 21 millones.

Por el lado de las comisiones, el nuevo posicionamiento de la entidad lanzado en enero para particulares y en mayo para autónomos, dirigido a la eliminación de todas las comisiones con solo tener los ingresos o los seguros sociales domiciliados, afecta a esta línea de la cuenta de resultados, que representa una caída de un 15,5%, hasta los 406 millones de euros.

Los resultados por operaciones financieras y diferencias de cambio se redujeron un 17,2%, hasta 134 millones de euros, mientras que en el resto de resultados de explotación, lo obtenido por la venta de la participación en Visa Europa compensa, casi en su totalidad, la aportación al Fondo Único de Resolución.

Con todo ello, el margen bruto acumulado hasta junio alcanzó los 1.686 millones de euros, un 16,9% menos que en el mismo periodo de 2015.

Bankia continuó realizando a lo largo del año un importante esfuerzo de contención de los gastos de explotación, que se redujeron en el semestre en un 6,7%, hasta los 787 millones de euros. Descontado CNB, el descenso de gastos es del 2,3%. El ratio de eficiencia ex ROF se situó en el 50,7%, mejorando en más de 10 puntos la media de los competidores.

El ratio de morosidad baja por primera vez en los últimos cuatro años de la cota del 10%, y se sitúa en el 9,8%. El descenso en lo que va de año es de un punto porcentual y permite a Bankia situarse por vez primera por debajo de la media del sistema (según el último dato disponible a mayo). Aunque cae la morosidad, Bankia continúa mejorando la cobertura de los saldos dudosos que permanecen en balance. El ratio de provisiones sobre dudosos pasa en lo que va de año del 60% al 60,8%.
 

También le puede interesar: