Es por ello que le ha afectado tanto  la depreciación de los bonos de la Sareb. Los costes operativos Bankia los contiene muy bien y hay menos provisiones, pero los ingresos caen a un 15% y, cuando una compañía tiene el punto débil en la parte alta de la cuenta de resultados hay que mirarlo, porque es difícil de resolver y son problemas estructurales. Es cierto que la morosidad cae y tiene menos activos dudosos porque han sido traspasados, por lo que seguirá cayendo.
 
Las cuentas de Sabadell incorporan un banco británico, TSB, que básicamente son hipotecas de británicos. Gracias a esta entidad mejora su beneficio pero, sin TSB el beneficio neto caería un 20,6%, así que, cuidado con eso. Habrá que ver el efecto del Brexit en los próximos trimestres y, además, esto tiene un impacto sobre consumo e inversión, pero no es posible de adelantar objetivamente porque no hay medidas aún, ni siquiera se ha invocado el artículo 5 por parte de Reino Unido.
 
La próxima semana será clave a nivel macro, pues conoceremos el IFO alemán, la confianza del consumidor estadounidense, la reunión de la Fed y del Banco de Japón… de todo, me quedo con el BoJ, que tendrá que hacer algo, de hecho, aunque ayer la entrevista publicada de Kuroda negaba que fuera a usar “el helicóptero monetario”, se acabó reconociendo que la entrevista estaba grabada de abril.

En el plan empresarial, le tengo respeto a las cuentas de Apple, que se publicarán el día 26, pues se ha convertido en empresa mono producto y no ha sido un éxito en absoluto el smarth watch y todas las líneas de productos están reduciendo sus cifras de ventas a doble dígito.
 
Declaraciones a Radio Intereconomía