La Junta General de Accionistas de Banco Sabadell, reunida hoy con carácter ordinario en Sabadell y con el 66,27% del capital social, entre accionistas asistentes y representados, ha aprobado mayoritariamente la gestión y los resultados del 134.º ejercicio social de la entidad y ha dado así mismo la conformidad a la propuesta de distribución de los 708,4 millones de euros de beneficios, obtenidos al cierre del ejercicio de 2015.

La junta ha acordado también destinar cerca de 271 millones de euros a la retribución al accionista en la modalidad de scrip dividend o retribución flexible, por un importe de 0,05 euros por acción, que serán complementados con la entrega de acciones de la autocartera por un importe de 0,02 euros por acción. De esta forma, la retribución total bruta para el accionista es de 0,07 euros, que se hará efectiva durante el mes de abril. Con esta retribución, y al cierre de hoy, la rentabilidad por dividendo para el accionista es del 4,42%.

En su intervención, el presidente, Josep Oliu, ha destacado especialmente el hecho de que la entidad haya cerrado el 134.º ejercicio con una ratio de capital Common Equity Tier 1 fully loaded del 11,4%, muy por encima de las exigencias regulatorias del 9,25%. “Este porcentaje -ha dicho- se encuentra entre los menores requeridos a la banca española y confirma la adecuación de la gestión de capital realizada, durante el mismo año en el que el perfil de riesgo del banco ha cambiado sustancialmente.”

El ejercicio de 2015 ha sido el segundo de un plan de negocio a tres años (Plan Triple) configurado sobre la base de tres pilares: transformación, rentabilidad e internacionalización. Según ha manifestado Oliu, “este último año se han alcanzado objetivos mucho más ambiciosos que los que nos habíamos propuesto cuando elaboramos el plan, sobre todo en el ámbito de la internacionalización y de la transformación de la entidad en un banco de alcance multinacional, sobre las bases de una potente tecnología y la capacidad de asignación adecuada de riesgos en diferentes territorios.”

Josep Oliu ha finalizado sus palabras señalando que Banco Sabadell ha cambiado enormemente en los últimos años, habiendo sabido convertir la crisis del sector en una oportunidad. De cara al futuro, ha dicho que el banco seguirá adaptando su estructura organizativa a su nueva realidad multinacional y a los desarrollos que el entorno político y económico produzcan, “buscando, en todo momento, -ha concluido- la posibilidad de dar una rentabilidad adecuada a nuestros accionistas y una sostenibilidad en el tiempo que se derive de riesgos diversificados y fuentes de beneficio compensadas.”

Intervención del consejero delegado

Por su parte, el consejero delegado, Jaime Guardiola, ha focalizado su intervención en la gestión del negocio y las principales magnitudes del ejercicio. En este sentido, ha subrayado que durante el 2015 la entidad se ha centrado en implementar los tres ejes del Plan Triple 2014-2016: rentabilidad, transformación e internacionalización.

En cuanto a rentabilidad, ha destacado el crecimiento constante del margen del negocio bancario durante toda la ejecución del plan y ha puesto especial énfasis en el incremento continuado de ingresos, pese al actual entorno de tipos de interés reducidos. En relación con el eje de la transformación, Jaime Guardiola ha explicado los avances experimentados en los tres parámetros que está trabajando el banco: transformación del balance, transformación del modelo de producción y transformación del modelo comercial.

Respecto al balance, ha señalado la reducción en más de 3.500 millones de euros de activos dudosos. Sobre el modelo de producción, ha resaltado la industrialización de las actividades administrativas hacia centros operacionales, lo que está revirtiendo en “una mejora de la eficiencia y en un mayor foco en la calidad de servicio”. Y en cuanto al modelo comercial, ha apuntado los significativos avances de la actividad del banco en el terreno digital. “Desde el inicio del Plan Triple hemos incrementado los clientes que acceden al banco vía móvil o a través de la web del banco en un 41,5% y un 16,5%, respectivamente. Somos una entidad líder en innovación que pone al alcance de sus actividades las mejores capacidades digitales, siendo el cliente siempre el centro de gravedad de la relación”, ha dicho Jaime Guardiola.

Sobre el tercer eje principal del Plan Triple, el de la internacionalización, el consejero delegado ha destacado como hito relevante la adquisición de TSB en el Reino Unido y las excelentes magnitudes logradas en 2015. La incorporación de la franquicia británica, así como el desarrollo del banco en nuevos mercados como los de México, Colombia y Perú, hacen que un 32% del crédito de la entidad esté en el ámbito internacional, “superando con creces –ha añadido Jaime Guardiola-  el objetivo que nos habíamos marcado en el Plan Triple de tener un 10% del crédito en el exterior en 2016”.

El consejero delegado ha concluido su intervención señalando que, más allá de la aportación de TSB, la mejora del beneficio (708 millones de euros, un 90,6% más interanual) es el resultado de la evolución positiva de los ingresos derivados del negocio ordinario y de la rigurosa gestión de los gastos. “Ello evidencia la buena marcha del Plan Triple y de qué manera estamos en el camino para conseguir los ambiciosos objetivos de rentabilidad que nos marcamos hace dos años”, ha afirmado.

Más información sobre Banco Sabadell:

http://www.grupobancosabadell.com· Sala de prensa