MADRID, 14 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .- El Banco de Portugal ha acelerado el nombramiento de un nuevo presidente de la entidad, tras solicitar a la administración de Banco Espírito Santo (BES) una reunión de emergencia la noche del domingo para nombrar al economista Vítor Bento en el cargo de presidente ejecutivo, según informa Reuters.
El BES está en la mira de inversores y reguladores después de la detección de graves irregularidades en Espírito Santo International (ESI), uno de sus holdings matrices, lo que llevó a la familia Espírito Santo a proponer una nueva gerencia, que no tenga a miembros de la familia fundadora en su interior, por imposición del Banco de Portugal.
El 31 de julio se realizará una asamblea general extraordinaria de accionistas para escoger un nuevo directorio.
El jefe de la unidad de la banca de inversión de BES, Jose Maria Ricciardi, dijo el domingo que los cambios en la dirección del prestamista tenían que hacerse lo antes posible.
"Creo que es indispensable para la confianza de los clientes, personal y el público general que la comisión ejecutiva de BES sea sustituida lo antes posible por el nuevo equipo que sea apoyado por los accionistas principales y por el Banco de Portugal", dijo en un comunicado enviado a Reuters.
Lee también: Espirito Santo, ¿el Lehman europeo?
"Esta decisión forma parte de la posición que yo he asumido por más de un año, de denunciar las prácticas internas y a los reguladores con el ánimo de cambiar la dirección en BES y en Espírito Santo Group", dijo.

MÁS DETALLES SOBRE LOS CAMBIOS
Espírito Santo Financial Group (ESFG) -holding que agrupa las divisiones de la familia Espírito Santo y que es el accionistas mayoritario de BES- propuso a Bento para que sea el nuevo presidente ejecutivo del banco y a Joao de Almada Moreira Rato, jefe de la agencia de deuda de Portugal IGCP, para que sea el presidente financiero.
"El nombramiento será, conforme a lo previsto, objeto de ratificación en la Asamblea General de BES, convocada para el día 31 de julio", agregó el banco.
La incertidumbre por la situación de BES provocó una reacción en cadena en los mercados financieros fuera de Portugal la semana pasada.
El banco ha dicho que tiene capital suficiente para cubrir cualquier posible déficit que resulte de su exposición a las empresas de la familia Espírito Santo.
Hay que destacar además que esta remodelación de la cúpula directiva de BES coincide con la pérdida de peso accionarial del principal accionista, la familia fundadora de la entidad. Espirito Santo Financial Group (ESFG), la sociedad que activó todas las alertas por sus problemas financieros, ha vendido un 4,99% del capital del banco para afrontar el pago de deudas pendientes. De esta manera, la participación de ESFG se reduce al 20,1%.
Las acciones de BES caen a esta hora más de un 3% hasta los 0,466 euros por título, es decir marcan su mínimo anual.