Los títulos de Banco Santander y BBVA ceden más de un 2% en la sesión y se colocan por debajo de los soportes de corto y, en el caso de la entidad cántabra, medio plazo. Una penalización que, junto al resto de bancos, arrastra al selectivo  por debajo de los 10.000 puntos. ¿Hacia qué objetivo?

No corren buenos tiempos para los bancos en bolsa. El Banco Santander no es una excepción  - que cede hoy en torno al 2% - sino que hoy toda la banca pierde posiciones. A la cabeza, entre los bancos españoles, BBVA con un descuento del 2,45% sobre su cotización seguido de Banco Sabadell (-2,18%), Caixabank (-2,10%) o Bankia (-1,67%).  Dos de estas entidades han roto hoy soportes y además, dos de las que más pesan en el selectivo. Una situación que no es inherente a la bolsa española. Si echamos un ojo al sectorial bancario europeo, también tiene dificultades para mantener soportes, tras perforar a la baja el soporte (ahora zona pivot) de los 177,65.

 

 

 

Banco Santander cotiza en los 5,1470 euros, por debajo de los 5,169 euros en los que tenía el soporte de medio y corto plazo, según los datos de Infomercados. El valor, que cede un 1,6% en lo que llevamos de año,  tiene una puntuación de tres sobre diez con una tendencia bajista en el largo plazo, según los indicadores técnicos. El momento es negativo y el volumen no va a favor de la tendencia al alza del valor mientras que la volatilidad es quizás el único factor que permite tener algo de optimismo al más corto plazo. Tal y como dice Luis Francisco Ruiz, Director de análisis de Estrategias de inversión,  la compañía se encuentra inmersa en un lateral entre los 6.008-5.048 euros por lo que la media móvil de largo plazo vuelve a ser objetivo de ataque alcista cuya superación habilitaría las compras a atacar los 5.685 euros. (Ver: Análisis de Banco Santander)

 

 

Su homóloga vasca no es una excepción. BBVA descuenta más del 4,8% en lo que llevamos de ejercicio y la caída de hoy le ha llevado por debajo de los soportes de corto plazo, en los 6,508 euros. ¿Objetivo? La siguiente zona de soporte de la compañía se encuentra en los 6,261 euros, lo que supondría una caída adicional del 2,80% desde los precios actuales en caso de vaya a buscarlos, según la información de Infomercados.

Si tiramos de indicadores, bien podría decirse que la situación de la entidad es una réplica de Santander. Puntuación de tres sobre 10, tendencia bajista de largo plazo y tanto momento como volumen negativos mientras que la volatilidad, tanto en el medio como el largo plazo, podrían jugar a favor de la tendencia al alza de la compañía. 

 

 

Con el peso que tienen ambas entidades en el selectivo español, hoy el Ibex35 cede hasta los 9.984 puntos. Dicen los expertos que el siguiente nivel de importancia que no debe perder el I Ibex para pensar que “no ha pasado nada” son los 9.950 puntos. Nivel por debajo del cual el escenario dibujaría una vuelta al 38,2% de toda la subida desde los mínimos marcados durante el Brexit, en los 9.857 puntos.