El banco estadounidense obtuvo un beneficio neto de 2.280 millones de dólares o 68 centavos por acción en el tercer trimestre del año frente a los 2.190 millones o 64 centavos del mismo periodo del año pasado, por debajo de los 70 centavos que esperaba el mercado. Además la cifra de ingresos subió hasta 9.850 millones desde los 8.939 del tercer trimestre de 2006. Las provisiones para préstamos fallidos aumentaron hasta 892 millones de dólares frente a los 613 del año anterior.