La Bolsa de Nueva York cerró el miércoles a la baja por tomas de beneficios, en medio de renovadas dudas sobre una eventual reducción a corto plazo de los tipos de interés estadounidenses. El índice Dow Jones perdió 0,56% hasta lis 13.968 puntos, para colocarse por debajo de la barrera psicológica de los 14.000 puntos, superado al comienzo del trimestre, tradicionalmente marcado por la llegada de nuevos fondos al mercado. Mientras, el Nasdaq se dejó un 0,64% para colocarse en los 2.729 puntos.
El índice ampliado Standard and Poor's 500, bajó 0,46% (-7,04 puntos) a 1.539,59 puntos. La plaza neoyorquina fue afectada particularmente por noticias del frente macroeconómico, que llevaron a los inversores a tomar beneficios luego de los récords alcanzados en los últimos días, concuerdan los analistas. En efecto, el estudio del gabinete de administración de recursos humanos ADP, anunció la creación de 58.000 empleos en septiembre en el sector privado, cuatro días antes de las esperadas cifras oficiales sobre empleo en septiembre. Los analistas prevén 100.000 nuevos empleos, contra 4.000 supresiones el mes pasado, cuando los analistas prevén un número netamente inferior, de 100.000 puestos. El optimismo había vuelto a la bolsa neoyorquina el 18 de setiembre, fecha en la que la Reserva Federal (Fed) estadounidense había salido al rescate, reduciendo en medio punto porcentual su principal tasa directriz ante el peligro de contagio de la crisis de los créditos hipotecarios de riesgo ('subprime') al resto de la economía. Actualmente, toda noticia macroeconómica algo baja reaviva las especulaciones sobre una nueva flexibilización monetaria antes de fin de año. El estudio de ADP junto con el índice ISM que mide la actividad en los servicios en septiembre, que bajó a 54,8% en setiembre, contra 55,8% en agosto, cuando los analistas preveían un índice en 55%, favorecerían esas especulaciones, explicó por su parte Cardillo. Otros analistas dicen que el mercado está reconsiderando la opinión de que la Fed se apresta a continuar reduciendo las tasas. El mercado obligatorio terminó en baja. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años subió a 4,543%, contra 4,529% en la noche del martes y el de los títulos a 30 años a 4,787% contra 4,778%. El rendimiento de las obligaciones evoluciona en sentido opuesto a sus precios.