Los índices americanos se dejan arrastrar por los problemas de deuda en el viejo continente y se preparan para una apertura en negativo tras aplazar la decisión sobre Grecia hasta el próximo mes. De esta manera el euro se ha situado sobre los 1,43 euros mientras que el barril del petróleo tipo Texas se queda en los 92 dólares.
A pesar de que el día amanecía tranquilo en referencias económicas al otro lado del Atlántico, los principales índices americanos reflejan el nerviosismo que se respira en el viejo continente. Los futuros de las bolsas americanas pronostican una apertura a la baja en una jornada en la que pesa la falta de acuerdo sobre Grecia y haber tomado la decisión de prorrogar el debate hasta julio.

Todo ello hace que las primas de riesgo de los países más afectados se vean afectadas y aumenten como en el caso de la portuguesa que se ha situado ya por encima de los 900 puntos.

Las principales bolsas americanas se dejan de este modo en torno al medio punto porcentual antes del toque de campana que de por iniciada la sesión.

La falta de datos empresariales también ayuda a que los inversores americanos miren Europa y se dejan llevar por el pesimismo que afecta en especial, como en el viejo continente, al sector financiero. Las acciones de Bank of America, las de Wells Fargo y las de Citigroup se dejan entre medio punto y un punto porcentual en la preapertura.

Potr su parte el barril de petróleo tipo Texas se sitúa sobre los 92 dólares mientras que en el apartado de materias primas el euro se queda sobre los 1,42 euros.