Las acciones estadounidenses cerraron con fuertes pérdidas el martes, luego de que la agencia Standard & Poor´s bajara la calificación soberana de Grecia y Portugal, lo que avivó el temor a que se expanda la crisis de deuda en la zona euro. Ante este escenario, el Dow Jones bajó un 1,9% hasta los 10.991,99 puntos, mientras que el Standard & Poor´s 500 se dejó un 2,34% hasta situarse en los 1.183,71 puntos. Por su parte, el tecnológico Nasdaq cedió un 2,04% hasta colocarse en los 2.471 puntos.
Además, una acalorada presentación en el Senado de ejecutivos del banco Goldman Sachs, acusado por el Gobierno de cometer fraude, elevaba la posibilidad de una pronta aprobación de la reforma al sector financiero.

Las acciones presentaron su peor día en cerca de tres meses y el índice de volatilidad CBOE Vix, un termómetro de los temores de los inversionistas de Wall Street, escaló cerca del 31%, su mayor movimiento en un día desde octubre del 2008.

Los movimientos se produjeron mientras los senadores acusaban a ejecutivos de Goldman de aprovecharse de la burbuja inmobiliaria y hacer miles de millones de dólares apostando al colapso de ese mercado.

La audiencia se da en momentos en que los legisladores se esfuerzan por aprobar regulaciones más estrictas para los bancos.

Y mientras el drama se desarrollaba en Washington, el costo de asegurar la deuda de Grecia y Portugal contra la cesación de pagos subió a máximos récord después que la agencia calificadora Standard and Poor´s recortara las calificaciones soberanas de ambos países.

"Los mercados están realmente vendiendo por la combinación de un endurecimiento de la crisis de la deuda soberana y el interrogatorio que se está desarrollando en la audiencia del Senado", dijo Alan Lancz, presidente de Alan B. Lancz & Associates Inc en Toledo, Ohio. Las acciones de Goldman subieron un 0,7%, a 153,04 dólares, pero el índice de financieras del S&P se derrumbó un 3,4%.

Aunque la acción de Goldman resistió el martes la abrupta tendencia bajista del mercado, aún cae cerca del 17% desde su reciente cierre en máximo record del 15 de abril, alcanzado la noche anterior a que la Comisión de Valores de Estados Unidos presentara cargos civiles por fraude contra la empresa.

La venta masiva de acciones fue general, y los sectores económicamente sensibles, como los de materiales, energía, financieras y consumo discrecional cayeron cada uno cerca de un 3%.

Las acciones de Chevron Corp estuvieron entre los mayores lastres del Dow, con una caída del 2,9%, a 80,23 dólares. Los principales índices de acciones de Estados Unidos presentaron sus peores pérdidas desde el 4 de febrero, cuando el S&P 500 cayó más del 3% y el Dow Jones cedió brevemente por debajo de los 10.000 puntos, también ante las preocupaciones sobre la estabilidad fiscal de Portugal, España y Grecia.

Las acciones de National Bank of Greece que se negocian en Estados Unidos se hundieron casi un 16%, a 2,60 dólares, apenas por encima de un mínimo de la sesión de 2,56 dólares, su nivel más bajo desde marzo del 2009.