Wall Street se ve capaz de llevar la contraria para demostrar quién manda en renta variable. Los futuros apuntan moderadamente al alza a la espera de conocer el dato de peticiones de desempleo para el que los analistas esperan una ligera contención la última semana. El par euro/dólar conserva el tipo en el 1,31 una jornada más, a pesar de que la desconfianza se ha instalado en el Viejo Continente. ¿Quién dijo miedo? En Nueva York, por el momento, nadie. 
 
El principal mercado del mundo abrirá previsiblemente al alza con ganancias del 0,3% en el caso del Dow Jones de industriales y del 0,1% si se mira al tecnológico Nasdaq 100 a la espera del dato macroeconómico del día. El Departamento de Empleo dará a conocer el dato de peticiones de desempleo correspondiente a la semana que acabó el 30 de marzo y para el que el consenso de analistas consultado por Reuters espera una caída hasta las 355.000 personas, frente a las 359.000 peticiones de la semana anterior.

Además, la economía estadounidense se está viendo reforzada por el undécimo mes consecutivo que repunta el sector servicios en China, en una clara expansión económica y de los negocios del gigante asiático.

En terreno empresarial, el presidente en Estados Unidos de Ford, Mark Fields, ha anunciado un crecimiento en las ventas de vehículos durante el cuarto trimestre del año.

Delta Airlines, ahogada por la escalada del precio del crudo, está considerando una adquisición de ConocoPhillips, que produce 185.000 barriles por día en la refinería de Pensilvania.

Por su parte, Nike se verá las casas con Reebok en las cortes estadounidenses en una batalla legal por el uso del quarterback Tim Tebow de la Liga Nacional de Fútbol Americano.