Wall Street podría continuar en la apertura las pérdidas de ayer por los temores a una crisis crediticia, mientras el mercado espera con impaciencia el dato de venta de viviendas nuevas, para el que se prevé una caída, lo que podría echar más leña al fuego. Según IG Index, el DJIA abrirá con una bajada de 29 puntos hasta 13.206. Ayer el mercado terminó ligeramente a la baja tras una sesión errática, ya que el optimismo por la inyección de 2.000 millones de dólares en Countrywide, el mayor prestamista hipotecario del país, se vio contrarrestado por los temores a un agravamiento de la crisis crediticia.
Y a la inquietud general se suma la noticia de que la venta del negocio de distribución mayorista de Home Depot podría quedar en nada, según dio a entender la compañía, a menos que rebaje el precio, algo que ya ha sucedido debido a la situación del mercado. Por otro lado, es improbable que el dato de viviendas que se publica hoy suponga ningún alivio para el mercado, teniendo en cuenta que la ralentización inmobiliaria de Estados Unidos es lo que está detrás de la crisis de las hipotecas de riesgo. Drew Matus de Lehman Brothers dice que la venta de viviendas sigue cayendo a pesar de las rebajas en el precio y otros incentivos por parte de los constructores, mientras que la dificultad para conseguir créditos hipotecarios directamente ha provocado que algunos compradores se retiren del mercado. 'Esto ha contribuido a ensombrecer el ánimo, ya que desalienta a posibles compradores, afirmó, y añadió que la corrección de los grandes inventarios será lenta.