Los inversores renuevan su interés hacia los datos de paro y las cuentas que a cierre presente Google y se muestran escépticos. Así pues, en preapertura, el Dow Jones cae un 0,4%, el S&P 500 un 0,5% y el Nasdaq un 0,7%. En el mercado de divisas el euro baja a 1,44 dólares y, en el de materias primas el West Texas cae a 106 dólares.


Los buenos resultados de JPMorgan que ayer potenciaron el cierre en positivo de la Bolsa estadounidense hoy no son suficiente catalizador para las subidas. Antes de que abra Wall Street en EE.UU. los inversores se andan con pies de plomo. Prefieren recoger ganancias a la espera de conocer los datos de paro semanal. Recordemos que la semana pasada el desempleo norteamericano cayó a al 8,8%, nivel más bajo en dos años, y para ésta los analistas vaticinan un incremento de 3.000 solicitudes, hasta las 385.000.

Además, este jueves desfilará por la pasarela de presentación de resultados empresariales Google. Los analistas estiman que Google anuncie unos ingresos de 6.330 millones de dólares entre enero y marzo. En el último trimestre fiscal de 2010 la compañía, que recientemente pasó a manos de Larry Page, ingresó 8.440 millones de dólares. Cede un ligero 0,10% en preapertura.

El frente de batalla está en el sector bancario. Ayer la Reserva Federal anunció que exigirá a 10 entidades norteamericanas (Bank of America, Citigroup, JP Morgan, HSBC North America, Wells Fargo, US Bancorp, Ally Financial, MetLife, PNC Financial y SunTrust) una modificación en sus negocios de hipotecas para que concedan préstamos de forma más “justa”. Dichos valores sufren caídas en puertas del comienzo de sesión en Wall Street.

En el mercado de divisas el euro se debilita desde los 1,449 dólares de la apertura a los 1,44 en los que cotiza actualmente debido a las presiones sobre la deuda lusa y rumores de reestructuración de la griega.

Con respecto a las materias primas, el precio del barril West Texas bajaba a los 106 dólares, mientras que el oro se mantenía en 1.450 dólares.