Con Santa Claus fuera de escena, la bolsa neoyorquina se tiñe de rojo y pone fin a cuatro jornadas consecutivas de ganancias. La inactividad en Europa que también cede, aunque de forma moderada, no anima a los inversores a las compras. El único dato macroeconómico conocido hasta el momento es el correspondiente al índice Case-Shiller que refleja una caída del precio de la vivienda del 0,6%. Veremos si el S&P 500, que aún mantiene una revalorización positiva en su balance anual, logra cerrar en terreno positivo el 2011.

Wall Street ha confirmado lo que ya aventuraban los futuros en la preapertura y cede en los primeros compases de negociación a ritmo cuasieuropeo. El Dow Jones de industriales mantiene un recorte del 0,16% y pierde la cota de los 12.200 puntos; el tecnológico Nasdaq se coloca ya en terreno positivo, aunque de forma muy ligera, con ganancias del 0,08%, mientras que el S&P 500 registra unas pérdidas muy similares, alrededor del 0,30%, poniendo fin a cuatro jornadas de ganancias que hicieron que el pasado viernes su balance anual se diera la vuelta. En este momento, el S&P cuenta con una revalorización en positivo del año a la espera de lo que pueda suceder esta última semana.

En terreno empresarial, Bank of America está perdiendo la carrera por alcanzar las nuevas exigencias de capital impuestas por la EBA frente a otras entidades. Sus títulos caen hoy con especial fuerza dentro del parqué neoyorquino.

Ante la falta de referencias en Europa, en Estados Unidos se ha dado ya a conocer el índice S&P/ Case-Shiller, que mide el precio de la vivienda en las 20 principales ciudades de Estados Unidos y que registró un descenso del 0,62% en octubre con respecto al mes anterior, frente al descenso del 0,66% que registró en septiembre -dato corregido a la baja desde el -0,57% inicial-.

Faltan por conocer el Índice Manufacturero Richmond, así como del índice de precios de la vivienda correspondiente al mes de octubre. La previsión de los expertos es que suba desde los 56 puntos anteriores hasta los 58,3 de noviembre, la confianza del consumidor, así como el dato que refleja la actividad manufacturera de la FED de Dallas.