Los indicadores de Wall Street cerraron con notas dispares el lunes, cuando una búsqueda de oportunidades al final de la sesión permitió limitar las pérdidas sufridas hacia la mitad de la jornada. El Dow Jones subió 0,21%, hasta los 12.827 puntos, mientras que el Nasdaq perdió 0,21%. Este martes saldrá desde los 2.499 puntos. En ausencia de otros índices importantes hasta el viernes, Wall Street dudó durante toda la sesión entre el alza y la baja debido al fantasma de la recesión, que se cierne cada vez más amenazante sobre la econonomía estadounidense, afectada por una crisis financiera que perdura.
El índice ampliado S&P 500 subió 4,55 puntos a 1.416,18 unidades (+0,32%). Contando con el gobierno y con el banco central (Fed) para evitar ese golpe brutal al crecimiento, los inversores se mantuvieron prudentes tras las diversas intervenciones de varios altos funcionarios, según Briefing.com. Los analistas destacan que el presidente George W. Bush no mencionó ningún plan para estimular la economía. Mientras, el secretario del Tesoro, Henry Paulson señaló que "en lo más inmediato, 'nuestra meta (...) es minimizar el impacto sobre la economía' de la crisis financiera". Wall Street cuenta con una baja a corto plazo de los tipos de interés estadounidenses del orden de medio punto porcentual, a 3,75%. Esta flexibilización del costo del dinero --considerada por los inversores como condición indispensable para un retorno de la confianza-- debe tener lugar a fines de enero, en la próxima reunión de la Fed, estiman los analistas. El mercado de títulos terminó al alza. El rendimiento de los bonos del Tesoro a diez años cayó a 3,839%, contra 3,854% el viernes, y el de los de 30 años de plazo, a 4,336%, contra 4,359%. El rendimiento de los bonos oscila en sentido inverso al de su valor de mercado.