Los principales índices bursátiles de Estados Unidos concluyeron la sesión del miércoles con sólidas alzas en tanto el Promedio Industrial Dow Jones cerró por encima de los 10.000 por primera vez desde el 3 de octubre del 2008. El Dow concluyó con un alza de 144,80 puntos, o el 1,5%, a 10015,86.

Desde que cerró en un mínimo para el 2009 de 6547 el 9 de marzo, el Dow ha ganado un 53% en los últimos siete meses. Sin embargo, el índice se encuentra un 29% por debajo de su máximo de 14164,53 alcanzando el 9 de octubre de 2007.

El índice S&P 500 subió 19 puntos, o el 1,8%, a 1092 y el Índice Compuesto Nasdaq trepó 32, o el 1,5%, a 2172.

Dentro del Dow, las acciones de JPMorgan Chase treparon un 3,3% a 47,16 dólares. El banco registró una ganancia de 3.590 millones dólares, u 82 centavos por acción, durante el tercer trimestre, un fuerte incremento frente al beneficio de 527 millones de dólares, o 9 centavos por acción, en el mismo período del año anterior. El resultado trimestral, que excedió con creces las expectativas de Wall Street, fue impulsado por la solidez del segmento de banca de inversión.

Intel, por su parte, subió el 1,7% a 20,84 dólares. La ganancia de la compañía disminuyó un 8% en el tercer trimestre, pero superó las expectativas del mercado. La empresa registró un margen bruto del 57,6% e indicó que crecería un 62% en el trimestre actual.

Bank of America, también componente del Dow, sumó el 4,38% a 52,51 dólares.

"La línea final de fin de año está a la vista y mucha gente quiere asegurar más ganancias", afirma Randy Cass, fundador y vicetitular de First Coverage. "La línea de comodidad que estamos observando muestra que los operadores institucionales no creen que las cifras más sorpresivas aparecerán esta semana o incluso en el próximo par de meses".

En el frente económico, las ventas minoristas en Estados Unidos cayeron en septiembre, luego de que concluyera un programa gubernamental de subsidios para las compras de vehículos.

Sin embargo, las empresas fuera del sector automotriz mostraron un desempeño mejor que el esperado, una alentadora señal para la recuperación económica del país.

Por otra parte, los precios de los bienes importados en Estados Unidos aumentaron ligeramente en septiembre para registrar su sexto incremento en siete meses, a medida que los mayores precios de los bienes no petroleros contrarrestaban los descensos en los costos de las importaciones de combustibles.