Las acciones estadounidenses cayeron el lunes y llevaron al índice S&P 500 a negativo para lo que va del año, presionadas por una gran ola vendedora ante los temores de los inversores sobre los fundamentos de la recuperación económica. El promedio industrial Dow Jones cayó un 2,35 por ciento, para cerrar extraoficialmente en 8.339,01 puntos
El índice Standard & Poor's 500 cedió un 3,06 por ciento a 893,04 puntos y el índice Nasdaq Composite perdió un 3,35 por ciento a 1.766,19 puntos. 

El parqué neoyorquino se asentaba en el terreno negativo en el que había empezado la primera sesión de la semana, después de que los inversores reaccionaran negativamente ante las previsiones del Banco Mundial (BM) de que la economía mundial se contraerá un 2,9%, frente al 1,7% que se esperaba.

Esa tendencia bajista se dejaba notar a media sesión sobre todo entre las empresas energéticas (-4,42%), las financieras (-3,18%) y las de materias primas (-4,4%).

El sector tecnológico retrocedía un 2,8% en su conjunto y las acciones de Microsoft se depreciaban un 2,16%, Intel bajaba el 2,13%, mientras que Hewlett-Packard e IBM perdían el 1,51% y 1,24%, respectivamente.

Los valores de Apple perdían el 1,99% arrastrados por la incertidumbre acerca del estado de salud del consejero delegado de esa firma tecnológica, Steve Jobs