Las tácticas empleadas por Wall Street ayudaron a empeorar la crisis financiera de Grecia y mina al euro al permitir ocultar sus crecientes deudas a gobiernos europeos, según explica "The New York Times".