“El contexto macroeconómico nos dice que estamos en un estado natural de debilidad”, afirma Thomas Kee, editor de Stock Traders Daily, en línea con la idea que comienza a rumiar Wall Street sobre que quizás es mejor volver a la liquidez. ¿Por qué dicen esto? El dato de empleo de la semana que reflejaba una evidente contracción del mercado de trabajo llevó a los inversores casi a temblar. 

Consciente de ello, este hecho podría forzar a la Reserva Federal a mover ficha y ampliar finalmente un verdadero plan de estímulo a la economía estadounidense. La reunión presidida por Ben Bernanke será el próximo jueves.

De otro lado está Europa. El anuncio de compra ilimitada de deuda por parte del Banco Central Europeo fue suficiente por unas horas, pero actores como la agencia de calificación Moody´s comienzan a dudar de su solvencia para poner fin a la crisis de la eurozona.

Así, Wall Street confirma la preapertura abriendo a la baja. El Dow Jones permanece plano en los primeros compases, pese a que se inclina ligeramente a la baja (-0,03%), por encima aún de los 13.300 puntos. El tecnológico Nasdaq es el que más retrocede a esta hora, hasta un 0,19%, y se mantiene en los 3.100 puntos, mientras que el S&P 500 cede un 0,07% en los 1.436 puntos, nivel clave para muchos expertos a la hora de marcar un cambio de tendencia.

En el ámbito empresarial, Kors recupera terreno luego de caer un 4% el viernes tras conocerse que la compañía planea una oferta en el secundario.

Con toda probabilidad el protagonista de la semana va a ser Apple. El gigante de la manzana dará a conocer, según la rumorología, el nuevo iPhone 5 este miércoles 12 de septiembre. Las expectativas desde luego que son inmejorables y los expertos calculan ya la repercusión económica que tendrá la llegada del nuevo smartphone tanto para Apple como para competidores como Samsung.

El dólar se fortaleció frente al euro, la libra esterlina y el yen japonés. Cotiza en el 1,277 al cambio.

El petróleo para entrega en octubre subió 8 centavos, a 96,50 dólares el barril.

Los futuros del oro para entrega en diciembre bajaron 3,60 dólares, a 1,736.70 la onza.

Bonos: El precio de los bonos del Tesoro a 10 años de EE.UU. aumentó ligeramente, empujando el rendimiento hasta el 1,66%, desde 1,67% el viernes.