La formación de dos nuevos gobiernos en Europa, en Italia y también en Grecia, junto a la aprobación del nuevo tramo de rescate a Portugal por valor de 8.000 millones de euros no alcanza a mantener el rebote en el mercado. Las principales plazas viran al rojo en la preapertura y mientras en nuestro país vivimos pendientes de una subasta del Tesoro que se preve dramática: el bono a 10 años se coloca esta mañana en el 6,4%. El euro sigue débil en el 1,34.

El cierre bajista de ayer de Wall Street aventuraba ventas en Europa a pesar de los intentos de Asia por mantener el optimismo. El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio ha cerrado en positivo, con un tímido 0,19% arriba. 

Los recortes han llegado a superar el 1% en un primer momento, pero a medida que se acerca la apertura se suavizan entre el 0,6% y el 0,8% en el Eurostoxx50, el Dax alemán y el Cac francés.

El Ibex 35 cede en su preapertura cerca de un 0,30% y pierde los 8.300 puntos. Hoy todos los ojos estarán pendientes de la subasta de bonos a diez años en la que el Tesoro Público espera colocar 4.000 millones de euros como máximo. Es la segunda de la semana y conocedora ya del impresionante rebote que están sufriendo las rentabilidades de la deuda pública, hay quien mira ya cómo el bono a diez años supera el 6,4%.

Las primas de riesgo siguen disparadas. Francia aguanta por debajo de los 200 puntos básicos y rezando para evitar entrar en el mismo grupo que España, aún por encima de los 450. Lo que no pudo evitar el gobierno galo es que su bono a diez años superara ayer una rentabilidad del 7%.

Por su parte, la divisa comunitaria sufre al filo de los 1,35 dólares, cerca de sus mínimos de un mes.