Parece una contradicción, pero la reinante volatilidad en los mercados de divisas parece que nos está preparando para un escenario lateral, quién sabe si hasta fin de mes.
 Así por lo menos lo veo yo, aunque al mercao eso poco le importe. De todos modos, valiendo una imagen más que mil palabras, fijémonos en el gráfico diario adjunto a este texto. Como se puede apreciar, el cambio EUR/USD en diario tocó, en su perforación del nivel de los 1.35 el pasado lunes, una línea dinámica de soporte importante, de la que ha salido rebotado con fuerza, recuperando 500 pips en lo que llevamos de semana.

Lo interesante de esta línea es que precede (en nivel) al actual soporte de tendencia (si consideramos la línea gruesa de tendencia como válida, que es discutible), que se encuentra en los 1.34 ahora. Ambas líneas se van a encontrar en un espacio de pocos días, por lo que no preveo mucho movimiento hasta que eso pase, por lo que un período lateral es posible, con zonas de resistencia entre 1.40-1.41 y soporte claro en 1.3750-1.3700. El siguiente gran movimiento deberá esperar a la ruptura del 1.4250 (por arriba) o 1.34 (por abajo), pues parecen ser los claros depositarios de posiciones de manos fuertes que podrían decantar la balanza de un lado u otro. Personalmente, y visto el escenario, voy a seguir intentando vender las subidas, con 1.3920-50 como primera zona de venta, 1.4000-50 como segunda y la más importante en el corto plazo, la zona 1.4110-50. No me sigue gustando el aspecto a largo plazo, por lo que si la opción preferida es comprar, esperaría a tener sobre 1.3800-1.3750 como primera entrada, en los entornos actuales de 1.39 me parece caro.




De entre las demás divisas, destacaría el movimiento del BoJ (Banco Central de Japón) para devaluar el Yen, que podría ver un nuevo espectáculo como el vivido con el CHF la semana pasada, por lo que compras en el entorno actual de 77.25, con stop por debajo de 76 y un objetivo de 79.50 parecen razonables, incluso desde el punto de vista técnico a medio plazo. A nivel personal, no opero este par y no tomaré posiciones en él, si bien ello no es óbice para poder plantear escenarios técnicos según se presenten.