Hola, soy Rubén Vilela. Soy trader profesional a tiempo completo y, lo más importante, soy un@ de vosotr@s! Vivo del trading, una auténtica odisea para much@s, pero ya veis que es posible. No hay ningún camino fácil, pero sé que si no hubiese encontrado este camino y luchado por él de la manera en que lo he hecho, me temo que ahora sería un joven más preparado y sumado a las cifras de paro de nuestro país. 

Yo fui afortunado de elegir mi destino!

Soy hijo de una familia de clase media, hijo de minero.

Llevo haciendo Trading desde los 14 años, hoy tengo 29 - que, por cierto ,han sido como un suspiro-, y nací en el Principado de Asturias, un entorno magnífico, como lo es toda España. Amo, y más ahora, a mí país; en cada lugar me siento como en casa.

Hoy vivo y hago trading desde un piso en el corazón de Oviedo, donde actualmente resido, porque me gusta y soy feliz viviendo aquí, aunque algunos periodos de tiempo, también resido en La Coruña, otro marco precioso que siempre ha estado vinculado a mi vida. Por la libertad de este trabajo podría vivir en cualquier otro lugar, es más, en cualquier punto del mundo.

Mi trabajo, que en España aún sigue siendo, por desgracia ,un tanto peculiar y muy difícil de explicar, consiste en operar durante unas horas cada día en cualquier activo del mundo, desde un índice bursátil, la divisa con la que adquieres cosas todos los días, hasta con el petróleo, del que salen derivados que tod@s usamos de carburante para nuestros vehículos. En los últimos años, la mayor parte de mi operativa se basa en el day-trading, es decir, la operativa intradía, la cual desarrollo con gran habilidad. Pero además, también realizo trading en otros espacios, aunque en los últimos años con menos intensidad, como el swing trading, etc.

Eso sí, activos con gran volumen y que se puedan negociar las 24horas.

No me ha tocado nunca ninguna lotería y tampoco la he esperado. Siempre he decidido ir directamente a través del trabajo y proyectos a por lo que he querido, y no dejar mi futuro colgando del hilo de la suerte. Quien espera siempre depende.

Me gusta vivir bien. Al final todo se basa en eso, ¿no? En vivir lo mejor posible dentro de nuestras posibilidades.

Me gusta viajar siempre que quiero y cada poco, conducir coches de lujo, ir a los mejores restaurantes de cada lugar al que voy, vestir bien y hacer deporte. He podido y puedo hacerlo gracias al maravilloso mundo del Trading.

Nada ni nadie me ha dado tanto en la vida como el Trading. No hay nada que pueda darte tanto como lo que me ha dado esta disciplina desde hace años y, lo más importante, la libertad de decidir cada momento lo que quiero hacer y con quién.

No tengo jefes, no dependo de nadie, no tengo compromisos fijos, soy una persona en el mundo, yo lo elijo todo.
Cuando empecé en este negocio existía un problema: había muy poca información al respecto de esta disciplina. Me tenía que encargar libros en países extranjeros, como Estados Unidos, Londres… pagar costes de envío altos y traducirlos, pero confieso que hoy lo tenéis más crudo en este aspecto, debido a la cantidad de mala información que existe, es decir, la mayoría de la gente comienza ya desinformándose. Odio ver anuncios donde se dice: “gano mil euros en una hora cada día”. Esto no es así de sencillo, al menos para alguien que llega nuevo a los mercados. Lo más sencillo es que se termine sin “cash”.



Esta profesión es como un maratón, una suma consecutiva de conocimiento y práctica, y en su desarrollo se crece como persona; cambia tu forma de ser, como también lo hace tu forma de ver el mundo.

Ningún gran boxeador de la historia ha llegado a ser lo que es sin recibir golpes!!!

En algunos casos, son golpes duros, pero si te levantas y vuelves a mirar el peligro con respeto y sin miedo, al final ganas. No sirve de nada quejarse, es duro pero es así, es la vida!

Comprendo que duele perder el dinero, pero nos duele a tod@s. En este caso la meta es la Gloria. No lo dudo ni un solo momento de mi vida. Me siento pleno, orgulloso, afortunado de haber encontrado este camino.

Como decía Kostolany, "eres un aristócrata, un noble". En mi opinión, eres mucho más.

¡Vamos al Grano!
Se puede vivir de esto y, sobre todo, con el Day-Trading, por supuesto, lo dudas. Es más, esto es lo que contribuye a que una persona pueda de verdad cada mes organizarse para obtener un sueldo y llegar a la consistencia.

Esto es lo que permite organizar una agenda de trabajo en horas cada día. Es lo que te permite cuando llega la noche, acostarte y dormir tranquilo hasta que amanece, así como levantarte tranquilo cada mañana sabiendo siempre lo que tienes, sin estar expuesto a ningún peligro en el mercado durante toda la noche.

Una persona que opere en el largo plazo, depende del acierto. Imagínense una persona que en el año va a realizar 4 operaciones, con las que tiene que generar los gastos por lo menos de ese año para vivir: si las 4 operaciones salen mal y son de pérdidas importantes -simplemente debido a que los stops de pérdidas son mayores por los lejanos niveles a la hora de situarlos-, tendrá que volver a realizar una operativa y esperar ansioso a que el mercado cumpla sus expectativas; esto es, 24H del día expuesto a los vaivenes del mismo. Por ejemplo, en un suceso tan desgraciado como el del tsunami de Japón, si esta persona tiene su cartera en acciones del Ibex 35, ese día en la apertura ya está condenado a perder dinero, mientras que para el Day Trader, esta misma circunstancia tiene la opción de tomar posiciones favorables en los mercados “overnight”, según el suceso.

Una cosa importante es que, cuando un dinero está en pérdidas en el mercado, éste ya está perdido, y dependerá después de que el mercado se dé o no la vuelta. Pero ya dependerá de “un tercero”, por eso estas pérdidas han de ser mínimas, y en el medio/largo plazo es muy difícil.

Hay personas que quieren tomar cualquier negocio desde un principio a lo grande. No estaría mal, ¿no? Claro que, en este caso, cuanto más capital tengas, mucho mejor. Pero no todo el mundo nace con el pan bajo el brazo y unos pips cada día durante 10 años puede ser una fortuna.

Siempre he pensado así, como un emprendedor en una empresa que no tiene nada. Como tantos y tantos casos que hay en la actual situación económica. En este negocio también se emprende y es posible conseguirlo.

Un ejemplo muy ilustrativo y que personalmente conozco, es el Sr. Amancio Ortega. Un hombre que, sin ayuda de nadie, empezó vendiendo unos “pips” (pocas prendas) en una tienda y que, a día de hoy, tiene una de las mayores fortunas del mundo y vende miles de millones de prendas; es decir, hace millones de “pips” cada día. En la actualidad tiene cientos de tiendas a lo largo y ancho de todo el mundo. A este señor en sus inicios, nadie le dijo que siguiera adelante a pesar de cualquier penuria que pudiera surgir, ya que iba a llegar seguro y sin riesgo alguno donde ha llegado.

Ésta es la idea: la consistencia, el trabajo diario y la disciplina son tres pilares fundamentales para conseguir tus metas en cualquier profesión. Yo lo he conseguido en la profesión que amo: el Trading, y no creo en la suerte!

Debemos tener, por encima de todo, FE en nosotros mismos, y más aún, en la triste coyuntura económica que vive nuestro país en estos momentos. Debemos mantener la FE en todo momento, y más aún después de las caídas, que las habrá, y muchas, pero el éxito radica en controlarlas por encima de todo: minimizarlas.

¿Es una moda el Trading?
No, para nada. Ahora en España está sucediendo lo que desde hace años es normal en EEUU. Recuerdo hace doce años lo que me habría gustado ir en bicicleta al centro de Nueva York, a un Trading Floor de alguna firma americana de trading para hacer mi trabajo en un “trading desk”, con mi plataforma profesional, con los mejores proveedores de comisiones y de información. Hasta que decidí crear mi propio “New York” en Oviedo, y de esto hace ya años.

España está ahora despertando. Ya era hora! Pero aún hay mucho camino por andar. También puede ayudar la necesidad, claro que sí. Pero la necesidad a veces es un factor de estímulo para el ser humano: agudiza el ingenio, saca lo mejor que llevamos dentro y, sobre todo, ayuda a lanzarse a la piscina, que tanto cuesta a algunos. Es por ello, que creo firmemente en la siguiente frase, y ojala sirva de estímulo a tantas personas que en estos momentos desgraciadamente lo pasan tan mal: “De las dificultades nacen los milagros”.

A veces, una dificultad o un problema ayuda a que alguien se decida de manera seria y determinante por un camino que, en condiciones normales, jamás tomaría, por aquello de la reticencia al cambio, pero que en unos años les llevará a la verdadera felicidad que buscaban.

Otro tema importante es la tecnología, herramientas y comisiones, bases fundamentales para hacer bien, o tener más posibilidades de hacer bien, nuestro trabajo.

Recuerdo cuando era un niño que operaba en acciones y, aparte de la dificultad para ganar al mercado, tenía que conseguir entrar muy bien para cubrir unas comisiones que eran altísimas ( 0,35%), pero que aún así, lo conseguía. Y no me quejaba, al contrario, me esforzaba mucho más, y creo que gracias también a mi persistencia, he conseguido ser un buen trader. ;)

Me duele, lo confieso
Llevo tiempo leyendo burradas en las redes sociales, foros y blogs, que me causan gran pena.

Nunca he hecho caso a terceras personas, no he seguido foros, no he seguido opiniones vertidas en blogs y menos aún, sin saber si eran de un profesional o de una persona amateur. He tomado en cada momento la decisión que mi estudio, mi trabajo y por encima de todo, mi método me daba.

Mucho cuidado con tomar posiciones en el mercado con dinero real por lo que diga cualquier persona, ya que en pocas ocasiones brindan su perfil real y se esconden en el anonimato.

A nadie le va a doler nuestro dinero como a nosotros mismos, repito, a nadie. Cuesta mucho ganarlo para perderlo por fiarnos de opiniones publicadas en foros, blogs, etc, como ha ocurrido en algún caso que me he encontrado recientemente, y que por esta práctica, lamentablemente, ha perdido todo su capital.

Vivir del Trading es la mayor experiencia vital que pueda existir!!!
He ganado una de las más prestigiosas competiciones mundiales de Trading, contra los mejores traders del mundo y con dinero real durante un tiempo que se hace inmenso: un año en los dos peores años de los mercados de toda la historia, coincidiendo además con dos de los peores años de mi vida a nivel personal.

Tod@s ustedes conocen la presión de los mercados, pues además hay que sumar la de competir contra los mejores y hacerlo bien, sí o sí. Confieso que fue una experiencia muy gratificante y que disfruté como un niño.

Si en condiciones normales tenía que dar lo mejor de mí, en estos años, tenía que darlo por multiplicado. Por motivos personales que me exigían una mayor necesidad de gestión de las horas de trabajo, apliqué uno de mis métodos cuya validez quedó demostrada. Un método intradia, ya que mi trading tenía que estar enfocado a un periodo de 4 horas diarias. Y así fue: el porcentaje de beneficio anual fue de más del 83 %, operando cada día entre 2 y 4 horas. Esto es lo que me llevó a ser uno de los cinco mejores traders del mundo y el mejor de España.

En la vida, la humildad es la mejor ayuda para hacer las cosas con seguridad. Siempre en todo lo que he hecho he pensado en el posible fracaso antes de empezar, es decir, barajar la posibilidad de que te salga mal, pero siempre desde un punto de vista optimista, haciendo crítica constructiva. “Lo importante no es caerse hoy, sino permanecer erguido toda una vida”

Creo que he llegado a ser buen trader porque siempre he sabido quién es el mejor: Nadie!!!

Creo firmemente que l@s que nos dedicamos a esta profesión, somos la élite, ya que cada día dependemos sólo de nuestras decisiones, y nadie estará ahí para ayudarte en la soledad de la pérdida.

“La Mente Rompe la Diferencia”, Siempre y en todo!!!

Gracias, ha sido un placer. Y recuerden: todo es posible, todo!

Sígueme en twitter @RubenVilela_com