Vivendi obtuvo un beneficio neto atribuido de 2.558 millones de euros en los seis primeros meses del año.

Con ello, Vivendi duplica su resultado del mismo periodo de 2010, informó la empresa, que ha confirmado sus previsiones anuales y se ha comprometido a elevar el dividendo.

El resultado ajustado de la compañía gala, que no tiene en cuenta el impacto de elementos atípicos, se situó en 1.834 millones, lo que representa una mejora del 20,2% respecto al primer semestre de 2010.

"A pesar del turbulento entorno económico y financiero, nuestros indicadores operativos están creciendo. Confirmamos nuestra perspectiva de un beneficio recurrente para el conjunto del año por encima de 3.000 millones y de un aumento del dividendo", dijo el consejero delegado del grupo, Jean-Bernard Lévy.

Los inversores premian estos resultados con una subida del 4,45% de Viviendi que ya se ubica en los 16,895 euros en la Bolsa de París. En estos momentos es la segunda compañía del CAC 40 que más sube.