El presidente de Vidrala espera una mejoría en las ventas a lo largo del año, después de que estas cayesen casi el 10 por ciento a marzo afectadas por una caída del consumo que ha llevado a sus clientes a ir agotando las existencias. Por su parte, el presidente de Azkoyen, Miguel Iraburu, dijo que este año las ventas del grupo navarro especializado en máquinas expendedoras y sistemas de pago serán superiores a las de 2008, año en que crecieron un 8,5 por ciento.  Aunque reconoció que la línea de "vending" está siendo la mayor damnificada por la situación del consumo, Iraburu mostró confianza sobre el futuro.