La empresa francesa ha conseguido un contrato en Milwaukee (EEUU) por un valor de 273 millones de euros en diez años para ofrecer diferentes servicios de saneamiento. El contrato prevé la explotación por la compañía francesa de una red de colectores y estaciones de agua, así como de la gestión de la producción de fertilizantes obtenidos gracias al tratamiento de aguas residuales.