Los países de la eurozona podrían tener que ceder algo de soberanía si quieren asegurar su unión monetaria.

"La zona euro tiene que moverse hacia una auténtica unión económica acorde con la unión monetaria", dijo Van Rompuy en un discurso a una conferencia organizada por un centro de estudios en Bruselas.

"Tenemos que dar un mensaje claro tanto a nuestros ciudadanos como a los mercados sobre la irreversibilidad del euro", acotó.
Conseguirlo implicaría que los 17 países que utilizan el euro sacrificaran parte de su soberanía para dar a la unión monetaria unos cimientos lo más fuertes posibles.
"Esto implicaría en algunas de estas áreas una cesión de soberanía a cambio de una unión monetaria más fuerte y estable", dijo.

Esta mayor integración "requerirá una combinación de dos cosas: un refuerzo significativo de nuestras normas y mecanismos para la responsabilidad fiscal, y un gran paso en términos de integración de políticas económicas", indicó Van Rompuy.