El presidente de Unión Fenosa, Pedro López, apostó hoy por que la Unión Europea lidere una política energética sostenible, basada en la seguridad del suministro y en la eficiencia de los recursos, para poner freno al calentamiento global, "el primer problema de la humanidad que ha de ser abordado globalmente".
López hizo esas declaraciones durante la jornada "Nuevos modelos y propuestas de liderazgo en el siglo XXI", organizada por la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros (FEBF), que se celebra hoy en la Bolsa de Valencia. Para el presidente de una de las principales eléctricas españolas, el calentamiento global constituye "un riesgo efectivo" en un planeta interconectado, aunque poco a poco se está imponiendo la percepción de que "el crecimiento ilimitado es imposible", porque "un desarrollo infinito no cabe en un mundo finito". En el debate sobre el cambio climático, la energía ocupa un lugar central, y la dificultad que tienen algunas instituciones supranacionales como las Naciones Unidas para articular medidas efectivas en esta materia obliga a la Unión Europea a ejercer un liderazgo mundial con un política energética "efectiva". La directiva europea sobre estrategia energética presentada este año contiene una lista de los objetivos que tendrían que guiar esa política común, entre los que se incluye un ahorro del 20% del consumo y un incremento de un 20% de energías renovables para el año 2020. Sin embargo, López recalcó que esos datos significan que el 80% restante procederá de energías no renovables y, en el caso del sector energético, del carbón, que en 2030 proporcionará el 50% de la energía eléctrica de todo el mundo. Ante el reto del cambio climático, López confía en la capacidad del ser humano, que "siempre ha resuelto los problemas técnicos", y cree que la investigación y el desarrollo (I+D) permitirán lograr avances para reducir las emisiones de dióxido de carbono.