En línea con la cifra obtenida el año anterior, Unicaja ha cerrado el mes de septiembre con un beneficio atribuido de 136 millones de los que 50 corresponden al tercer trimestre del año. Resultados que vienen acompañados de una mejora de los indicadores y resultados de la actividad bancaria.

Sin tener en cuenta el impacto del proceso de reordenación en el ámbito de los seguros generales y de vida, cuyos resultados, en virtud de los acuerdos alcanzados, se han registrado, respectivamente, en los años 2016 y 2017, el margen bruto se habría incrementado en un 0,8% interanual, y el resultado atribuido del Grupo se habría situado en 177 millones de euros, con un incremento respecto al ejercicio anterior del 31,7%.

Asimismo, en este período, destacan:

  • el reforzamiento de los niveles de solvencia con una ratio CET1 del 14,1%;
  • la aceleración en la reducción de los activos no productivos, que ha permitido reducir los riesgos dudosos hasta una tasa de mora del 9%;
  • el mantenimiento de altos niveles de cobertura de los activos dudosos (50%) y de los activos adjudicados (63%), que figuran entre los más elevados del sector;
  • el incremento de las nuevas operaciones de financiación crediticia hasta un importe de 2.506 millones de euros (lo que supone un crecimiento del 38% interanual);
  • y todo ello, sin afectar al alto nivel de liquidez, con una ratio ‘préstamos sobre depósitos’ (LtD) del 77%, una de las más bajas del sector.

En los nueve primeros meses de 2017, el Grupo Unicaja Banco mantuvo unos elevados niveles de generación de resultado que se traducen en una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) del 5,6%.

Los principales factores que permiten mantener unos elevados niveles de generación de resultados son un sólido margen de intereses, soportado por el incremento de las operaciones que pontencian los ingresos y, por otro, por la fuerte reducción de costes de financiación mayorista y minorista. Ingresos por comisiones superiores a los obtenidos el año anterior, disminución de  gastos de explotación ,reducción de las necesidades de saneamiento del crédito y la progresiva mejora en la aportación de resultados procedentes de la gestión de los activos inmobiliarios, entre otros.

El margen bruto del Grupo asciende a 816 millones de euros, lo que, unido a una caída del -3,6% de los gastos de explotación, da lugar a un resultado antes de saneamientos de 338 millones, en tanto que el beneficio atribuido asciende a 136 millones. El agregado del margen de intereses y las comisiones se eleva a 596 millones de euros al cierre de los nueve primeros meses de 2017, suponiendo un 1,41% respecto a los activos totales medios. Se incrementan las operaciones generadoras de ingresos y se reducen los costes de financiación, posibilitando compensar el efecto que los bajos tipos de interés están teniendo sobre la rentabilidad media de las inversiones crediticias y de cartera de deuda. Los ingresos por comisiones aumentan un 5,4% con respecto al mismo período del ejercicio anterior.

 Por otra parte, la gestión activa de las inversiones en renta fija y variable ha permitido que el Grupo Unicaja Banco haya logrado 80 millones de euros de resultados por operaciones financieras. Como resultados de otros productos/cargas de explotación se contabilizan 79 millones. Este importe retrocede con respecto al mismo período del año anterior debido, principalmente, a lo excepcionalmente alto que fue el dato del ejercicio 2016 gracias al acuerdo de distribución de seguros generales alcanzado en dicho año. La estricta política de contención y racionalización de los gastos se ha visto reflejada en una reducción de los costes de explotación en 18 millones de euros, lo que implica una caída interanual del -3,6%. Por otro lado, durante los nueve primeros meses de 2017 se ha destinado a saneamientos y otros resultados un importe de 208 millones de euros, de los que 98 millones corresponden al impacto de la reordenación en el ámbito de bancaseguros1 , y el resto, fundamentalmente, a saneamientos a fin de consolidar los elevados niveles de cobertura del Grupo.

La dinámica comercial, centrada en la optimización de los niveles de rentabilidad, ha permitido continuar incrementando los volúmenes de negocio, tanto en términos de formalización de operaciones de crédito como de los recursos minoristas captados. En este sentido, hay que destacar, por una parte, el impulso registrado en la concesión de nuevas operaciones de préstamo a empresas y particulares, con formalizaciones por importe de 2.506 millones de euros, 695 millones más que en el mismo período de 2016. Por otra parte, se mantiene en 2017 un ritmo de crecimiento de los recursos de clientes con menor coste financiero y que aportan más ingresos por comisiones a la entidad, incrementándose el saldo de las cuentas a la vista del sector privado (11,7% de variación interanual) y de los productos de fuera de balance (7,9%). En relación con el volumen de recursos administrados gestionados por el Grupo (sin ajustes por valoración), éste se eleva a 57.355 millones de euros al cierre 1 Relacionado con la reordenación de seguros, también se han registrado en 2017 ingresos por 25 millones de euros con impacto en el margen bruto

Los recursos de clientes minoristas se sitúan en 49.799 millones, con un crecimiento acumulado en el año de 1.622 millones de euros (3,4%). Los recursos gestionados mediante instrumentos fuera de balance se elevan un 6,1% (+713 millones) en los nueve primeros meses del año hasta los 12.348 millones, suponiendo un 24,8% de los recursos de clientes minoristas del Grupo. Respecto al crecimiento registrado en las nuevas operaciones de préstamo, la producción crece 543 millones en el segmento de empresas y pymes, con un aumento interanual del 47%. En el segmento de particulares, la producción de nuevas operaciones se incrementa en 152 millones, lo que supone un incremento interanual del 23%, de las cuales las operaciones con garantía hipotecaria aumentan un 25% y el resto, un 19%. El saldo del crédito a la clientela (sin ajustes por valoración y sin las fianzas relativas a cesiones temporales) se sitúa en 31.214 millones a septiembre de 2017.

El mayor peso dentro de la cartera crediticia corresponde al crédito al sector privado con garantía real, que representa el 58% del crédito total.

El mantenimiento de la capacidad de generación de resultados del Grupo Unicaja Banco y la reciente salida a Bolsa del Banco se traducen, asimismo, en un reforzamiento de los niveles de solvencia y de la calidad de su capital. A raíz del cómputo de los recursos captados en la salida a Bolsa (por un importe de 756,25 millones de euros) y la compra al FROB de los CoCos emitidos por EspañaDuero en 2013, antes de la incorporación al Grupo Unicaja Banco (604 millones de euros), las ratios de solvencia del Grupo se incrementaron en 51 puntos básicos respecto a los datos de junio 2017.

El capital ordinario de primer nivel, el CET1, se sitúa, al cierre de septiembre 2017, en 3.530 millones de euros, lo que supone una ratio del 14,1% en relación con los activos ponderados por riesgo ( APRs), superior en 0,4 p.p. a la de septiembre de 2016. A cierre del tercer trimestre de 2017, el capital total alcanza los 3.654 millones de euros (14,6% sobre los activos ponderados por riesgo). Por otra parte, la ratio CET1 calculada con criterios fully loaded (una vez finalizado el período transitorio) se incrementa hasta el 12,5%. Holgados niveles de liquidez El Grupo Unicaja Banco mantiene unos sólidos y excelentes niveles de liquidez, así como un elevado grado de autonomía financiera. Así, se registra una baja dependencia de los mercados para la financiación de su actividad ordinaria, con una ratio de préstamos sobre depósitos (LtD) que se sitúa en el 77%, una de las más bajas

Los activos líquidos disponibles (deuda pública en su mayor parte) y descontables en el BCE, netos de los activos utilizados, se elevan al cierre de septiembre a 13.706 millones, lo que representa un 24,3% sobre el balance total del Grupo. Este importante volumen de activos líquidos permite gestionar con comodidad los próximos vencimientos de emisiones en mercados.