Dos meses es el tiempo que la Comisión Europea ha dado a Portugal para renunciar a la acción de oro que tiene sobre el grupo de Energías de Portugal (EDP).

El Ejecutivo comunitario llevará a Portugal ante el Tribunal de Justicia de la UE si el país luso no retira la Golden share en EDP, aunque no sería la primera vez. Ya en el año 2008, el Tribunal dio la razón a las autoridades comunitarias por un blindaje en EDP que consideró “ilegal”, por atentar contra la libre circulación de capitales y la libertad de establecimiento en el mercado europeo.

Ahora la conclusión del Tribunal europeo podría ir más allá de una amonestación verbal. Portugal se enfrenta a una multa millonaria e, incluso, a una multa diaria mientras mantenga la acción de oro en caso de que la UE decida llevar este caso a instancias jurisdiccionales.