El Banco Central Europeo está dispuesto a aceptar la tarea de supervisión de la banca transfronteriza, según la consejera ejecutiva del BCE, Gertrude Tumpel-Gugerell.  Será importante "identificar y analizar los riesgos sistémicos y dar instrucciones precisas y concretas", para prevenir una crisis como la actual, dijo.  El BCE, "junto con los bancos centrales nacionales, los supervisores y la Comisión Europea está dispuesto a" aceptar este reto.