Jean-Claude Trichet, presidente del Banco Central Europeo, ha reiterado su compromiso con el control de la inflación incluso en el marco del debilitamiento del crecimiento económico de la eurozona y con los riesgos de descenso imperantes, según una entrevista publicada el viernes. Tras un "primer trimestre muy dinámico", el crecimiento en los 15 países que utilizan la moneda única "podría ser bajo" en el segundo, indicó Trichet en una entrevista el pasado viernes con cuatro periódicos europeos, de acuerdo con una transcripción de la misma publicada por el rotativo The Irish Times. Pero al mismo tiempo, Trichet mostró su preocupación por los efectos inflacionarios de segunda ronda y aseguró que el BCE "hará en el futuro lo que sea apropiado para lograr la estabilidad de los precios a medio plazo y no perder la credibilidad en el intento, ya que es esencial para controlar las expectativas de inflación". Respecto a las divisas, Trichet dijo que volverá a instar a China a que permita una apreciación más rápida del yuan y elogió al gobierno de Estados Unidos por su apoyo al dólar fuerte, al tiempo que evitaba hacer comentarios sobre el euro.