El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Tichet, defendió hoy la necesidad de que los organismos encargados de supervisar el sector bancario sean lo más independiente posible del poder político, ya que consideró que la actual crisis ha mostrado una peor respuesta por parte de aquellos países en los que los supervisores de la banca se encuentra bajo algún tipo de influencia política.