El grupo japonés Toyota rebaja en 350.000 unidades su previsión de ventas mundiales para 2008, y revisó también a la baja sus estimaciones de producción, como consecuencia principalmente de la debilidad de la demanda en Estados Unidos, su principal mercado. Así, la compañía espera vender este año en todo el mundo 9,5 millones de vehículos de las marcas Toyota, Daihatsu e Hino, frente la estimación inicial de 9,85 millones de unidades. La empresa ha recortado en 40.000 unidades su objetivo comercial para el mercado japonés y en 310.000 unidades para el resto del mundo. La rebaja de la previsión de ventas afecta especialmente a la marca Toyota, que reduce su objetivo en 340.000 unidades, mientras que para Daihatsu la disminución se sitúa en 10.000 unidades e Hino, filial de vehículos industriales, mantiene invariadas sus previsiones.