La empresa española, al igual que la británica, presentaron sendas ofertas próximas a los 4.000 millones de libras a Deutsche Telekom para hacerse con el control de su filial británica, T-Mobile UK, según publica el diario 'Financial Times'.