Tras llegar a desplomarse el viernes hasta un 7%, con la mala recepción de sus resultados del primer semestre por la decepción en su cartera de pedidos, Técnicas Reunidas ha terminado la sesión con caída del 3,43%.

Cerraba la semana pasada en niveles de agosto de 2016 y la arranca con una nueva sangría, que lleva a Técnicas Reunidas hasta los 30,32 euros, al caer por encima de los dos puntos porcentuales.

El grupo publicaba el viernes un beneficio neto de 67 millones de euros en el primer semestre del año, en línea con las ganancias del mismo periodo de 2016, sin embargo, ni analistas ni mercado vio con buenos ojos la cartera de pedidos.

Este lunes, emite un comunicado“en relación con la noticia aparecida en diferentes medios digitales sobre la adjudicación del contrato para la modernización de la refinería de Talara, nos gustaría aclarar, desde Tecnicas Reunidas, ante el temor de que se pueda confundir la noticia sobre la financiación del proyecto anunciada por CESCE, con una nueva adjudicación, que este contrato fue adjudicado en 2010, cuando se inició la fase de ingeniería, y se convirtió en modalidad llave en mano en junio de 2014 por un importe total del contrato de 2.730 millones de dólares. Comenzando en el año 2014 con la fase de construcción, a día de hoy los trabajos de construcción de dicho proyecto se encuentran en un porcentaje muy avanzado, por encima del 60%, trabajando en perfecta coordinación con el cliente Petroperú”.

Por lo tanto, “queremos aclarar que dicha información se refiere únicamente a la financiación del proyecto y no a una nueva adjudicación de un proyecto nuevo. En esas fechas, 2014, fue efectivamente el mayor contrato adjudicado a una única empresa para la construcción de una refinería en todo el mundo. El acuerdo, firmado con la compañía pública peruana Petroperú, se trató de la mayor inversión energética de nuestro país en Hispanoamérica”.