La inflación española subió en septiembre hasta situar su tasa anual en el 3,1%, una décima más que en el mes anterior, según el indicador adelantado sobre la evolución de precios en España dado a conocer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De esta forma, la tasa anual del IPC avanzó en septiembre tras cuatro meses consecutivos a la baja.

La subida de los precios viene justificada por el encarecimiento de los carburantes y lubricantes y del tabaco.

De hecho, las principales compañías tabaqueras han elevado tras el verano los precios de sus marcas más relevantes para descontar una posible subida de impuestos al tabaco que, finalmente y hasta la fecha, no se ha producido.

El Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) alcanzó el pasado mes de septiembre el 3%, tasa tres décimas superior a la registrada en agosto.