La agencia internacional Standard & Poor's ha rebajado la calificación crediticia asignada al grupo energético italiano Enel tras las recientes inversiones realizadas por la compañía en Endesa y en Rusia. De esta forma, el 'rating' de la deuda a largo plazo de Enel se sitúa en 'A' (calidad buena), frente al anterior nivel de 'A+', en tanto que la calificación para el corto plazo se mantiene inalterada en 'A-1' (calidad superior). Ambos 'rating' siguen bajo vigilancia negativa de cara a eventuales nuevas rebajas.