El economista jefe de Standard & Poor's (S&P), Jean Michel Six, aseguró que la economía española no está en el "peor de los escenarios" posibles de cara a 2010, pero insistió en que no hay duda de que tiene que enfrentarse a sus propios desafíos, como la elevada deuda del sector privado, el descenso del consumo o la situación de su mercado inmobiliario.
En declaraciones a Europa Press, Six destacó que probablemente España ya ha visto lo peor en lo que se refiere a la recesión económica, pero apuntó que hay que ser "muy paciente" antes de que pueda regresar a la tendencia del crecimiento.

En este sentido, reconoció que la economía española tiene "problemas específicos" que dificultan su salida definitiva de la crisis. Entre ellos, destacó la "elevada" deuda del sector privado, especialmente en el caso de los hogares.

Asimismo, recalcó que la demanda de consumo en España va a ser "muy débil" de nuevo en 2010 y añadió que el mercado inmobiliario en particular va a seguir siendo "un gran obstáculo" para la recuperación económica del país.

En esta línea, subrayó que los españoles están aumentado su nivel de ahorro, algo que puede ser positivo, pero que, en el corto plazo, "está ralentizando el ritmo al que se está recuperando la economía".

Respecto al papel del sector público, afirmó que, tras los grandes estímulos del Gobierno español del último año, éste debería reducir su cantidad de apoyo prestado a la economía, lo que también puede convertirse en otro obstáculo para la recuperación.