Las solicitudes semanales de subsidio por desempleo estadounidenses bajaron la última semana hasta las 309.000 personas, 3.000 menos de lo que auguraban las previsiones , y por debajo de las 310.000 de la semana anterior.