El vicepresidente segundo del Gobierno español, Pedro Solbes, ha destacado hoy la "resistencia" que ha demostrado la economía de España a los impactos exteriores en los últimos años, pero ha admitido que la actual coyuntura provocará un crecimiento por debajo del potencial durante los "próximos trimestres". Solbes, que ha intervenido hoy en el Foro Económico de Bruselas, ha asegurado que los "riesgos que veíamos hace unos meses se han materializado", a lo que se han unido los efectos de las turbulencias en los mercados financieros. La coyuntura internacional, con altos precios del petróleo y de los alimentos, unida al "ajuste de la actividad inmobiliaria hacia un ritmo más sostenible", hará que la economía española "crezca por debajo de su potencial en los próximos trimestres". En cualquier caso, ha matizado que la tasa de crecimiento se mantendrá por encima de la de otros socios de la zona euro.
Según ha manifestado en anteriores ocasiones, el ministro de Economía cree que el potencial de crecimiento español se sitúa en torno al 3%. Solbes ha señalado que España se está viendo afectada por las condiciones financieras internacionales a pesar de que sus entidades han demostrado resistencia a la crisis hipotecaria registrada en Estados Unidos. En el actual contexto económico, el ministro ha abogado por mantener una finanzas públicas saneadas y afrontar las reformas estructurales necesarias. Solbes ha analizado en su discurso el papel "crucial" que la entrada en el euro ha tenido a su juicio para la evolución de España en los últimos años. El Foro Económico de Bruselas -que reúne a algunos de los principales líderes económicos de la UE- está centrado este año en la moneda única con motivo del décimo aniversario de su introducción. Preguntado por el posible impacto del euro en el aumento de los precios que perciben los ciudadanos durante los últimos años, Solbes ha asegurado que la realidad es que la subida de los precios ha sido reducida. Al contrario, ha asegurado que ante el "periodo complicado desde el punto de vista de los precios" que se vive actualmente, la moneda única "nos ha protegido de sufrir mayores aumentos". "Sería mucho más difícil hacer frente a la situación actual sin el euro", ha añadido. Por su parte, el presidente del Eurogrupo, el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, ha analizado los logros y los desafíos de la unión monetaria. Y ha asegurado que, aunque diversos indicadores como el desempleo, la productividad, la inflación y el crecimiento económico han tenido una evolución positiva durante la década de vigencia del euro, la eurozona debe mejorar aún más todos ellos. En este sentido, ha considerado que una coordinación de las políticas económicas de los países del euro traería "grandes beneficios", por lo que apostó por que el Eurogrupo adquiera "un rol más decisivo".