Los futuros anticipan caídas en los principales índices de Wall Street. El mercado americano encadena nuevamente  los números rojos después de que los datos China y la economía alemana hayan confirmado una desaceleración económica global. El S&P 500 cede un 1.2% en tanto que el Dow Jones desciende un 1.1% , hasta los 10.978 puntos. A la espera de conocer el dato de gasto del consumidor, el euro-dólar pierde posiciones a favor del billete verde, en las 1.35 unidades.
Siguen las ventas en Wall Street. Al menos así lo muestran los futuros de los principales índices: el S&P 500 cede un 1.2% en tanto que el Dow Jones descuenta más del 1% de su cotización, que se mueve en los 10.978 puntos. De esta forma el selectivo estadounidense encadena su mayor caída desde 2008. Una penalización que deja atrás la caída del 0.8% vivida ayer por el S&P 500 después de unas solicitudes de beneficio por desempleo por debajo de las expectativas, lo que ayudó a incrementar las pérdidas de las compañías de consumo y tecnología.

Lo que no ha ayudado han sido los datos que han llegado del otro lado del Océano. De China, llegaron las manufacturas –que mostraron la mayor contracción desde 2009 tras alcanzar los 49.9 puntos – un dato por debajo de los 50 puntos muestra contracción. Una referencia que se ha visto acompañada por las referencias que han llegado de Alemania sobre el gasto del consumidor. Las ventas crecieron un 2.9% desde julio, cuando cayeron un 0.3%, por debajo de las previsiones.

Entre las compañías destacadas en preapertura, Caterpillar  cede más del 1% . Jp Morgan, Bank of America ceden más del 1.4% en tanto que Exxon Mobil amplía sus pérdidas hasta el 1.5%.