La compañía aérea Shanghai Airlines se convertirá en una filial de China Eastern, la tercera aerolínea del gigante asiático, una vez completados los procesos de reestructuración iniciados por ambas para su fusión, según publica esta mañana la prensa.  Las dos compañías estatales confirmaron el lunes su intención de fusionarse para afrontar los problemas económicos que atraviesan.