Los analistas de Bankinter advierten de que no conviene poner muchas ilusiones en la sesión de hoy porque tenderá a ser de trámite, ya que los datos macroeconómicos realmente capaces de mover al mercado se publicarán mañana viernes.

Si el USD contiene su depreciación, como sucedió ayer, todo irá bien. La sensación de ayer es muy buena porque disfrutamos de subidas en las bolsas europeas (¡por fin!) al retroceder el USD hasta casi 1,20 y, además, los bonos europeos se recuperaron después de varias sesiones tensas.

No obstante, conviene no poner muchas ilusiones en la sesión de hoy porque tenderá a ser de trámite: la macro realmente capaz de mover al mercado se publicará mañana viernes. Hoy tendremos sólo una orientación sobre el empleo americano porque se publica la Encuesta ADP, pero el viernes los datos “potentes”: Tasa de Paro (4,1%), Variación de Empleo No Agrícola (+190k), Pedidos a Fábrica (+1,1%) e Inflación europea (preliminar).

Si las cifras americanas salen buenas y la inflación europea afloja (+1,4% esperado desde +1,5%), como parece que sucederá, entonces el USD podría dejar de depreciarse… estabilizarse en aprox. 1,203… y eso permitiría que las bolsas europeas rebotaran otro poco y los bonos europeos se recuperaran de nuevo algo más. Apostamos por ese desenlace. Veremos si acertamos… porque seguro en la vida sólo tenemos la muerte y los impuestos.

Ayer: “Mejor de lo esperado. USD débil y NY arrastra”

Lo más importante fue que el USD cambió de dirección al apreciarse desde 1,208 del martes hasta tocar casi 1,200 ayer hacia las 16.00 horas, para después estabilizarse en torno a 1,203. Eso proporcionó a las bolsas europeas la oportunidad que estaban esperando para rebotar, siguiendo la estela de Wall Street: EuroStoxx-50 +0,6%, Ibex +0,4%...

El excelente ISM Manufacturero americano (59,7 vs 58,2 esperado y anterior) fue el detonante que forzó esa apreciación del USD e impulsó al S&P500 (+0,5%) por primera vez más allá de la barrera psicológica de los 2.700 puntos.

Los bonos soberanos europeos – especialmente los periféricos - se recuperaron de las caídas del martes gracias a la fuerte demanda recibida por una emisión de bonos irlandeses a 10 años: 14.000 millones vs 3.000/4.000 millones de objetivo de colocación.

La TIR del B10A español estrechó aprox. -5 p.b. (1,57%), -6 p.b. la del italiano (2,03%)… e incluso -4 p.b. la del Bund (0,43%). Esto demuestra que no estamos desencaminados cuando recomendamos favorecer bonos soberanos periféricos en nuestra Estrategia 2018/19. Cuando, en unos días, el BCE vuelva a comprar mediante su APP (QE) la situación mejorará algo más. ¿Qué más se puede pedir?