El Bundesbank ha señalado que los precios de los alimentos y la energía implican riesgos de inflación para Alemania en los próximos meses, pero la tendencia de la economía continúa siendo positiva. El banco central alemán ha comentado que "para los próximos meses se deberá prever nuevos aumentos fuertes de los precios al consumidor", y ha añadido que es poco probable una "normalización" de los precios antes de la primavera de 2008. Según el Bundesbank, los riesgos para el crecimiento habían aumentado durante el verano, incluyendo la inflación, que pesa en los presupuestos y las expectativas de ingresos de las familias, y la volatilidad de los mercados financieros.