El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, aseguró hoy que "todo el mundo ve brotes verdes" en la economía que podrían apuntar al principio del fin de la crisis, "excepto los que no quieren verlos porque a lo mejor están acostumbrados a ver billetes verdes".
Sebastián sostuvo que los planes de estímulo y las medidas anticíclicas del Gobierno están empezando a dar sus frutos, según ponen de manifiesto los datos más recientes sobre consumo e inversiones, y consideró inapropiadas las palabras del consejero de Salud de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes, sobre los 'brotes verdes'.

Para el ministro, es una irresponsabilidad que un miembro del Ejecutivo de la Comunidad de Madrid diga que los brotes verdes son la marihuana que se fuma el Gobierno. "No creo que sea lo más apropiado para un responsable de Sanidad. Vamos a ver lo que tienen cultivando en Génova", contraatacó el ministro de Industria.

Sebastián reconoció que, tal y como puso de manifiesto ayer en su comparecencia en el Senado, también existen factores de riesgo en el horizonte, como la progresiva subida del precio del petróleo y la fortaleza del euro respecto a otras divisas, lo que dificulta las exportaciones españolas a determinados mercados.

La evolución del sistema financiero y del crédito también es otro factor de riesgo según el ministro de Industria, para quien todas las instituciones financieras a escala internacional "pueden hacer algo más" para reactivar la economía mundial, aunque han mejorado su comportamiento últimamente.

"La financiación a la economía ha mejorado, se palpa en las decisiones de consumo e inversión, y creo que estamos en el buen camino", dijo Sebastián, partidario de aprovechar las oportunidades que brinda la crisis para cambiar la estructura productiva española por otra en la que cobren más peso sectores como las nuevas tecnologías o la alimentación.

MAS RENTA DISPONIBLE.


Por su parte, la presidenta de Banesto, Ana Patricia Botín, corroboró las palabras de Sebastián al afirmar que "sí hay señales positivas", entre las que citó la progresiva disminución del diferencial de riesgo del Reino de España respecto a Alemania, así como la colocación de cédulas hipotecarias en el mercado por parte de entidades españolas, entre las que figura Banesto.

Para la presidenta de Banesto, "hay más confianza en España", a lo que se suma que la renta disponible de las familias es superior en 3.000 euros al año en la actualidad, lo que pone de manifiesto un cambio de tendencia hacia un mayor ahorro y un menor endeudamiento de los hogares.

"Empieza a haber datos positivos en España y fuera. Nos toca a todos colaborar", aseveró Botín, quien además se declaró optimista sobre a las actividades llevadas a cabo por Banesto de cara a los resultados del segundo trimestre del ejercicio 2008, y a lo que aún puede hacer la entidad.