Ryanair introducirá una tasa de 0,25 euros por pasajero para todas las reservas hechas a partir del próximo martes, 17 de enero, para cubrir los gastos de la inclusión de las aerolíneas en el mercado de emisiones de CO2 de la UE, conocido como sistema ETS, que costará a la compañía entre 15 y 20 millones de euros en 2012.

En un comunicado, la compañía irlandesa calificó de "nuevo e ineficiente" el pago de un impuesto medioambiental y aseguró que este recargo es menor que el aplicado por otras compañías en Europa.

El portavoz de Ryanair, Stephen McNamara, defendió que la aviación europea no debería incluirse en el régimen ETS, ya que el transporte aéreo representa menos de 2% de las emisiones de CO2 de la UE.