Ryanair anunció hoy la eliminación de cuatro rutas y de algunos vuelos desde su base en Dublín a partir del próximo mes de julio, lo que supondrá el recorte de 250 empleos, en protesta al impuesto de diez euros establecido por el Gobierno irlandés sobre el transporte aéreo y a la decisión de la Autoridad Aeroportuaria de Dublín (DAA) de aumentar al 12% las tasas a partir del próximo verano. Concretamente, Ryanair cerrará cuatro rutas desde Dublín a Basilea (Suiza), Oporto (Portugal) y a Doncaster y Teesside, en Reino Unido, y reducirá frecuencias en ocho rutas desde dicho aeropuerto a Málaga, a Biarritz y Carcassonne, en Francia, a Billund (Dinamarca), a Bournemouth, East Midlands y Aberdeen, en Reino Unido, y a Roma-Ciampino, informó hoy la compañía irlandesa de bajo coste.